domingo, 14 de abril de 2013

El uso de los tendones.

Es una equivocación muy usual, intentar utilizar los movimientos de Wing Chun, como si de boxeo o karate se tratara. El Wing Chun tiene su propia dinámica, en lo que al desarrollo de la potencia se refiere. Utilizar los músculos que estamos acostrumbrados a utilizar, para lanzar un golpe diferente, condena al que lo intenta, no sólo al fracaso, sino que además, a veces, cuando se emplea demasiada vehemencia, produce algunas pequeñas lesiones y sobre todo vicios que luego cuesta mucho eliminar.

Wing Chun, no debe su existencia a gente supermusculosa y pesada, sino por el contrario a personas de apariencia normal que habían descubierto la forma de desarrollar potencia de otro modo. No es que no se utilicen pesos complementarios en Wing Chun, de hecho, se utilizan anillas de acero, un palo largo, espadas cortas de hierro etc... pero lo que se entrena, sobre todo, son los tendones y la parte del músculo más pegada a ellos.


Este es uno de los conceptos más simples y al mismo tiempo más difíciles de entender y aplicar.

Para la parte del cerebro más primitiva, es todo un reto atreverse a utilizar una parte de la musculatura, que no se emplea, de forma activa a lo largo de un día normal. En momentos de estrés, el cerebro primitivo tiende a utilizar lo que le da más seguridad y por tanto da la órden de activarse a las partes centrales de los músculos más abultados. El resultado es excesiva tensión que impide tanto adaptarse a una situación cambiante, como lanzar golpes suficentemente fuertes (sobre todo a corta distancia).

Existen en la forma interna de Wing Chun  ciertos movimientos que ayudan verdaderamente a fortalecer los tendones y las partes de los músculos que se necesitan, para que el cuerpo pueda desenvolverse en diferentes distancias con la suficiente velocidad y contudencia. Pero tambien se necesita entrenar al cerebro para que cambie de prioridad cuando se siente bajo presión. Es por ello, muy importante no entrenar siempre como si se tratara de un combate, ya que si el cerebro se estresa volverá a sus viejos hábitos.

Los tendones han de trabajarse con cuidado, se inflaman al principio con facilidad y un entrenamiento excesivo produce un dolor más agudo que las "agujetas". Por ello, he de recordar, que no se debe tener la falsa ilusión, como demasiados novatos tienen de que se puede conseguir todo esto en un día.

J. R. Moreno