miércoles, 28 de noviembre de 2012

El saco de pared.


El entrenamiento en el saco de pared es bajo mi punto de vista, más importante que el del muñeco de madera.

Lo malo es que se hace difícil saber exactamente que entrena y por qué. Además de que corren muchos bulos respecto a la cantidad de repeticiones y la velocidad utilizada que parecen estar diseñados para despistar a los que buscan la verdad, también hay que contar con que la mayoría de los instructores desconocen su uso correcto.

Elegir bién los materiales es muy importante, lo mismo que elegir bién el relleno. Utilizar superficies lisas como el cuero, lejos de ayudarnos, nos producirá heridas entre los nudillos muy a menudo. Lo ideal es utilizar lona o loneta de alta calidad, de esa que cuando pasamos la mano tiene un tacto rígido y un poco abrasivo. Quizá no sea lo más adecuado para un saco de boxeo, pero os aseguro que para el saco de pared si que lo es. Eso hará que cuando nos desviemos solo un poco del centro, los nudillos no resbalen siempre. Evidentemente si nos desviamos mucho si que lo harán y sentiremos el roce, lo que evitará que sigamos como si nada y que la piel se caliente y se despelleje sin apenas darnos cuenta. Luego no nos quedaría otra que esperar a que se cure...

Una vez aclarado esto. ¿Cómo se golpea? Pues despacio, no hacen falta hacer 1000 repeticiones al día. Lo importante es que estén bien hechas y no la cantidad. El saco de pared de Wing Chun es algo así como un detector de pegada. Observando la reacción del relleno se averigua enseguida si el golpe sigue la línea recta, si es percutante o penetrante, si lleva suficiente potencia, etc...

Otro factor es nuestro equilibrio, la altura a la que se coloca y por supuesto. Antes de lanzarse a la aventura hay que saber como se lanza exactamente el puño vertical del Wing Chun, si eso falla, huelga todo lo demás.

Escuchar al cuerpo es lo más importante, no importa las películas que os hayan podido vender instructores poco preparados o ineptos. Si os hablan de cantidades bestiales de repeticiones, de golpear con velocidad, etc... haceos un favor, dejad de entrenar con esa persona. Vuestro cuerpo os lo agradecerá.

Es cierto que en Wing Chun es difícil ir más allá sin el entreno con equipo complementario como el saco, el muñeco de madera, el muñeco trípode, etc... Pero de lo primero que hay que tomar conciencia es de que es muy fácil lesionarse con ellos si se desconoce la forma correcta de entrenarlos y todos sus riesgos.

J. R, Moreno.           
www.unionrmwingchun.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario